¿Qué es lo que sucede para que uno comience a sentirse escritor? La que pregunta es Adriana Schettini, en un interesante reportaje acerca de los talleres de escritura y la posibilidad (o no) de enseñar a escribir ficción. El que responde es Abelardo Castillo: 

"Te sentís escritor vos mismo, por una decisión tuya, en cualquier momento. De pronto has tenido un gran amor, se te ha ido o te has ido, estás desecho del dolor y de repente, pensás: '¡qué historia es esta! Me parece que está para escribirla'. En ese momento, decís: soy escritor. No soy un enamorado, porque el enamorado se mata o sale corriendo a buscar a la persona amada. El tipo que al perder un gran amor piensa 'qué tema para un cuento o para una novela', ése es un escritor".

Abelardo Castillo es un escritor argentino, nacido en 1935. Fue fundador de las revistas literarias El grillo de papel,  El escarabajo de oro y El Ornitorrinco. Es autor de las novelas Crónica de un iniciado y El que tiene sed, entre otras, y de numerosos cuentos.

Cuento recomendado: Las panteras y el templo.


Esto es parte de Creadores, una sección de este blog donde recopilo frases que tienen que ver con procesos creativos. Podés ver más posts similares acá.
Foto: shopterrain
Había un hombre en Singapur que quería un cambio.
Pensó, entonces, que podía descolgar el enorme cuadro del living y usar esa pared para otra cosa. Como no se le ocurría para qué (a veces lo único que se sabe es que se quiere otra cosa), el hombre se fue a correr.

Dio algunas vueltas por el Bukit Timah Hill, una reserva natural cercana a su hogar. Y mientras corría, tuvo una idea. Empezó a tomar fotos de las hojas y las flores que encontraba en el camino, con el objetivo de armar una galería de cuadros para su pared. Sería una interpretación moderna de las clásicas ilustraciones botánicas del siglo XVIII. 

Con el tiempo se dio cuenta que cuanto más fotografiaba, más veía. 
Y lo que empezó como un modesto proyecto personal, se convirtió en una obsesión.

Foto: DesignSponge
Creó un Tumblr y una tienda online con el nombre "What I see when I run" (lo que veo cuando corro). Ahora, sus cuadros botánicos (ilustraciones o fotografías) se pueden adquirir en todo el mundo. 

También redecoró su living. Y armó un time-lapse para mostrar el resultado final. 



"Yo quería revivir la pared; pero al final, la pared me revivió a mí", dice Francis Ooi (así se llama el hombre). 

Me gustan estas historias de pequeños emprendimientos. Porque nos cuentan tres cosas:

1. Que a veces, las ideas que mejor funcionan son las más simples
2. Que los proyectos personales (lo-que-hacemos-además-de-trabajar) pueden convertirse en un negocio
3. Que para que la inspiración se despierte, sólo hace falta saber mirar.



charly_garcia_fotos

“En la matemática y la infancia está todo. (...) Me parece que la creación siempre ocurre durante la infancia y la adolescencia, y después lo que uno hace el resto de su vida es recrear ese momento. Yo quiero volver a la infancia, metafóricamente hablando. A esos años impresionantes en cuanto a lo creativo. Y a lo matemático que tiene la música… A veces pienso en mi viejo, que era físico, químico y matemático. Esta etapa también sería volver a él. Yo me pregunto por qué la música no se enseña en la escuela como se enseña la matemática. Yo pienso la música como una fórmula matemática. Para que se entienda: para que haya un acorde tiene que haber tres notas, la primera es fundamental y la tercera es la que define su carácter, si es mayor o menor, si es alegre o triste. Siempre tuve muy en cuenta eliminar la tercera, porque al eliminarla le das al sonido una ambigüedad que hace que el acorde lo termine de construir el que escucha. Un poco como “Yendo de la cama al living”, que tiene una ambigüedad muy interesante. Ahí cada instrumento hace una cosa diferente. Es lo que pienso hacer en un futuro disco. Pero por ahora es apenas una idea, como la que tenía de hacer música debajo del agua”.

Charly García.-
(La cita es de abril de 2012 y pertenece a esta entrevista del suplemento Radar de Página/12). 


Esto es parte de Creadores, una sección de este blog donde recopilo frases que tienen que ver con procesos creativos. Podés ver más posts similares acá.
Crédito foto: Pinterest
Soy una coleccionista. Tengo alma de recopiladora, no sé, es algo que no puedo evitar. Desde hace un tiempo junto frases que tienen que ver con procesos creativos de artistas (¿cómo hacen lo que hacen? ¿qué piensan? ¿qué cosas los inspiran? ¿qué los hace reír / llorar / sufrir? ¿qué recuerdan de su infancia? ¿cuáles son sus manías? y unos cuantos etcéteras). 

Antes guardaba esas frases en GoogleDrive (la casa de mis delirios coleccionistas, al menos los que tienen que ver con palabras). Ahora, empiezo a compartirlas acá. 

Me gusta el detrás de escena, el backstage, todo lo que hay de entretelones y preparativos previos a una obra. (Puede ser un libro, una canción, un sketch televisivo, un cuadro, una película, una tira cómica, el guión de una serie, un álbum musical, una crónica periodística, algo). Quiero saber cómo se hacen -pero sobre todo- cómo piensan las personas que están detrás de ellas. 

“Creadores” es el espacio dentro de este blog para compartir ese interés por las mentes de las personas que crean. Un ejercicio de curación de contenidos: a veces un fragmento de un libro, de una entrevista o un artículo, a veces un video o un póster para pegar en la pared (?), como esta frase de Jim Jarmusch sobre la originalidad. En fin, eso: pequeños chispazos creativos.